Consejos psicológicos: Mejora la autoestima

Desde la primera infancia, las experiencias que vayamos teniendo en la vida y las relaciones que establecemos con las personas de nuestro alrededor, nos ayudan a definir el concepto que tenemos de nosotros mismos. Mediante los valores y las creencias de nuestro grupo de pertenencia y a través de compararnos con los otros, llegamos a hacernos una imagen de cómo somos y de nuestras virtudes y defectos. En realidad, lo que nos hacemos es una imagen de cómo “creemos que somos”. Esto es el autoconcepto.
El autoconcepto influye sobre la autoestima. A pesar de que no son lo mismo, la capacidad que tenemos para estimarnos a nosotros mismos suele estar muy relacionada con las autocríticas y la capacidad de consecución de los objetivos que nos planteamos. Cuando la autoestima queda menguada, es difícil que la persona tenga seguridad en sí misma, se sienta incapaz de afrontar los retos que le depara la vida y crea que los otros siempre lo harán mejor.
Dicho esto, hace falta que nos pongamos en la situación que viven muchas personas con discapacidad intelectual hoy en día, en una sociedad que tiene como valores fundamentales el éxito personal y profesional, así como el destacar por encima de los otros. Estas personas tienen bastantes posibilidades de sentirse infravaloradas a lo largo de su vida, ven que ciertas cosas les cuestan más que al resto, pueden sentir que no cumplen con las expectativas y, en algunos casos, críticas constantes sobre su manera de hacer o su eficiencia. Esto hace que se puedan sentir inseguros y no tengan una base sólida de confianza en poder conseguir sus objetivos, con la consiguiente necesidad de aprobación por cualquier cosa que hagan.
Para ayudarlos a apoderarse de sí mismos y tener seguridad, es muy importante que reciban alabanzas y elogios por las cosas que hacen bien. Siempre es más fácil fijarse en el que hay que mejorar y aquello bueno suele quedar obviado como “lo que tiene que hacer”, cuando a todos nos gusta y nos ayuda que alguien nos remarque que lo estamos haciendo bien. También hace falta que evitemos críticas innecesarias y poco constructivas, reforzar mucho las conductas adecuadas y evitar los castigos en la educación en lo posible. Es importante que por parte de los padres y familiares, puedan recibir aprobación y respeto, puesto que frustraciones y trabas ya las encontrarán en la vida cotidiana.
Así pues, tenemos que tener en cuenta que el apoyo que podamos darle a alguien servirá para que mejore su autoconcepto, cosa que hará crecer su autoestima y hará que se sienta más seguro de sí mismo y de sus posibilidades de éxito en las actividades que emprenda.